Accueil
Châteaudun | L'émotion grandeur Nature
RETOUR

Paseo por la orilla del Loir

 

Desde el promontorio rocoso, descienda hacia el río y el barrio de Saint-Jean, en un marco de verdor que evoca oficios antiguos y es el punto de partida de diferentes circuitos.

Para llegar a la parte baja de la ciudad desde la Place du 18 Octobre, existen cinco bajadas de origen antiguo que recorren los treinta metros de desnivel. Unas disponen de peldaños y otras son pasajes pintorescos.
Desde cualquiera de ellas podemos llegar a la Rue des Fouleries.


- la bajada Saint-Pierre, también conocida como
  la bajada de las "200 marches" (200 peldaños)
,
  está cerca del castillo. Era un punto frecuentado por
  las lavanderas que tendían la colada de ropa húmeda
  en una barra de madera horizontal apoyada en dos
  pilares metálicos.
- el pasaje de Mail, próximo al museo y situado detrás
  del monumento en homenaje a los defensores
  de la ciudad en 1870. Conduce hasta las grutas
  de Foulon.

Desde la Rue de Chartres,
- la Descente de la Levrette
- la Descente du Gué aux Chevaux

- el Chemin des Amoureux

Le sugerimos pasar por la Rue Jean Moulin.

Descargue la ficha del circuito     

  A su izquierda, puede observar la fuente “Génie du Loir”, que realizó el escultor contemporáneo de renombre internacional Guy Revol (1912-1991). Representa a una sirena con dos colas, símbolos de los dos brazos del Loir, recostada sobre unos pescados y juncos.

 

    Siga por esa calle hasta la bajada de Gué aux Chevaux. En las inmediaciones, se erige un monumento conmemorativo de la Guerra de 1939-1945.

 

    Al llegar al pie de la bajada, se encuentra la “rue des Fouleries” que bordea el Loir. Esta calle tan antigua, flanqueada de viviendas trogloditas cavadas en la ladera, debe su nombre a los numerosos talleres bataneros donde enfurtían los paños y que se hallaban instalados en el pueblo.

 

El Loir, río que nace en Saint-Éman cerca de Illiers-Combray (a 35 km al NO), traza una frontera entre dos regiones geológicas: Beauce y Perche. Originalmente, fue un río caudaloso que cavó grutas en las paredes gredosas de su lecho, que, a lo largo de su paso, volvemos a encontrar en otras ciudades y pueblos, tales como Montigny-le-Gannelon, Trôo...

 

 Atraviese la pasarela para tomar la “rue Amélineau”. Descubrirá una imponente vista panorámica del castillo. Luego, llegará a la isla de Chemars, que surge al dividirse el Loir en dos brazos, antiguo arrabal y posesión de los benedictinos de Marmoutier del siglo X al XVI. Émile Amélineau fue un célebre egiptólogo a quien se le encargó oficialmente las excavaciones de Abidos a fines del siglo XIX. Vivió en esta isla y legó parte de sus colecciones al Museo de Châteaudun.

 

Continúe su paseo por el camino de la “Belle Arrivée”. En este lugar, podrá apreciar los elementos que impulsaron el desarrollo económico de entonces basados en la policultura (cereales, viñas, hortalizas) y la ganadería (bovinos y ovinos) que promovieron la industria del cuero y de la lana.

 

    Gire primero a la izquierda en la “rue des Poulie”s, cuyo nombre proviene de los marcos llamados «poulies» (poleas) sobre los cuales los bataneros secaban los paños, última etapa del trabajo de la lana. Después, gire a la izquierda para cruzar nuevamente el Loir por el jardín des Grands-Moulins.

 

Rodeados de un entorno apacible y acondicionados en uno de los tres antiguos molinos de agua que aún se conservan, podrá disfrutar del albergue para su estancia y del club de canoa-kayak.

 

Para llegar al centro de la ciudad, atrévase y suba los 200 peldaños.

 



LEMON Création

VENIR  •  VOIR  •  SÉJOURNER  •  SE DÉTENDRE  •  AGENDA  •  LIENS  •  CONTACT  •  PLAN DU SITE  •  MENTIONS LÉGALES