Accueil
Châteaudun | L'émotion grandeur Nature
RETOUR

 

La guerra franco-prusiana de 1870, una guerra que la ciudad no olvidará

Siguiendo la ruta de la memoria desde" la Place du 18 Octobre 1870" (centro urbano), descubra, en un circuito señalizado con cinco carteles explicativos, la batalla que rememora la valentía de Châteaudun en el enfrentamiento contra el invasor prusiano.

Descargue el recorrido (45 minutos)  

* Las barricadas y la defensa de Châteaudun

 

A comienzos del mes de octubre, Châteaudun quedó bajo el mando del general Ernest de Lipowski. Sus habitantes construyeron 28 barricadas en la ciudad.

 

A las 11 horas del 18 de octubre, los soldados prusianos tomaron la carretera de Orléans hacia Châteaudun. Media hora más tarde, en las calles, se tocó a rebato y los soldados se dirigieron a las barricadas.

 

Una fuerza militar, liderada por el general Von Wittich, se presentó al este de la ciudad. Estaba compuesta de 12 000 prusianos armados con 24 cañones y 2 obuses. Cerca del mediodía, se dispararon siete cañonazos en dirección a la estación. Empezó el combate.

 

Fuera de la ciudad, los prusianos se seguían aproximando con el fin de apoderarse del ferrocarril y hacer retroceder a los francotiradores detrás de las barricadas. Los soldados franceses caían abatidos bajos las balas de los alemanes. Por consiguiente, Châteaudun quedó cercada por todo el ejército prusiano y la sola idea de huir de ella era impensable.

 

 

* Irrupción de los prusianos en la ciudad

 

Cerca de las 18 horas, la barricada rue Galante (rue de Civry) se vio obligada a ceder, pues había quedado sola en la vanguardia. Tras pasar por la propiedad de Bel Ébat (hoy, parque del actual liceo Émile Zola), los prusianos sorprendieron a los defensores por la retaguardia. Algunos combatientes intentaron frenarlos. Una mujer socorrió a un soldado herido mientras un soldado de la infantería enemiga cayó de un muro.

 

Como resultaba difícil aplacar la presión enemiga, los alemanes avanzaban hacia la plaza. Pese a la oscuridad, los francotiradores se batieron en retirada hacia el centro de la ciudad. Se desató entonces el combate en las calles.

 

 

* El combate en la plaza central

 

Los prusianos trataron de invadir la plaza. Lipowski ordenó la retirada de sus hombres por la carretera de Brou. Pero la resistencia no se dejaba doblegar. Algunos alemanes llegaron a la plaza del Ayuntamiento y avanzaron hasta la fuente. Bajo las órdenes del capitán Ledeuil, los francotiradores que permanecieron en la ciudad entonaron La Marsellesa. Así comienza un terrible combate nocturno. El enemigo fue repelido tres veces en las rues de Chartres (rue Jean Moulin) y d'Orlénas (rue de la République). Lucharon bajo arcos de fuego y los cadáveres cubrían el suelo.

 

Los franceses iniciaron un último contraataque y lograron hacer retroceder por un tiempo a las tropas enemigas. Pese a esos últimos arrebatos de coraje, los defensores renunciaron a prolongar el combate, cuyo resultado no arrojaba esperanzas. Los últimos combatientes se retiraron discretamente por el barrio Saint-Jean. En la ciudad, tras el crepitar del tiroteo, se instaló un silencio sepulcral.

 

 

* La destrucción de la ciudad en manos de los prusianos

 

El bombardeo de Châteaudun se desató cerca del mediodía del 18 de octubre y se prolongó hasta la noche. Una lluvia de obuses y de proyectiles incendiarios cayeron sobre la ciudad a un ritmo de diez disparos por minuto. Las casas se derrumbaban en medio de un gran estruendo. Los edificios públicos, en particular, sufrieron daños considerables, por ejemplo, las iglesias de la Madeleine y de Saint-Valérien, cuyo campanario se desplomó, la sede de la Subprefectura, el Tribunal civil, la estación, el cuartel de Gendarmería, el hospital...

 

Durante la noche del 18 al 19 de octubre, los prusianos invadieron todo el barrio limitado entre la estación y la plaza central. En un abrir y cerrar de ojos, derribaron puertas, arrancaron ventanas, saquearon casas, forzaron u obligaron a sus habitantes a huir. Incendiaron todas las viviendas, incluso aquellas que aún no habían sido abandonadas.

 

En el Hôtel du Grand Monarque, en el que los prusianos se hicieron servir una excelente cena de 70 cubiertos, la señora Sénéchal, gerente del establecimiento, se arrojó a los pies del general Von Wittich para suplicarle que no prendiera fuego al edificio. Pero el duque de Saxe encendió las cortinas. Y el fuego devoró el hotel en muy poco tiempo. El albergue des Trois-Pastoureaux corrió la misma suerte.

 

Esas atrocidades continuaron durante toda la noche y al día siguiente. Miles de niños, mujeres y ancianos huyeron desesperadamente por las carreteras de Courtalain y de Brou.

* Las conmemoraciones

 

"Si bien el recuerdo de 1870 nos entristece porque nos remite al periodo sangriento de la guerra y los infortunios de Châteaudun, hay otro recuerdo que debe alegrarnos, pese a todo, el del deber cumplido con nobleza y la gloria con la que se cubrió esta valerosa ciudad por la resistencia caballeresca que ejerció ante la invasión alemana.

[]

Ya se erigió un monumento en el que reposan las cenizas veneradas de nuestros compañeros que perecieron en el campo de honor, ese es el monumento de la tristeza y del duelo; este, en cambio, será el monumento de la gloria ".

(Extracto del discurso que pronunció el abad Saignes, misionero apostólico y excapellán de los francotiradores de París, el 18 de octubre de 1894, durante la colocación de la primera piedra del monumento de la Defensa).

 

El monumento de la Defensa se inauguró el 18 de octubre de 1897. El escultor, Antonin Mercié, realizó otras obras sobre el patriotismo de la guerra de 1870, como también numerosas tumbas de escritores o personas célebres.

 

La mujer con una corona mural sobre la cabeza personifica la ciudad de Châteaudun. Gravemente herida, se desploma apoyándose sobre un francotirador de París. Este, con el fusil al hombro, resiste y dispara sus últimos cartuchos.



LEMON Création

VENIR  •  VOIR  •  SÉJOURNER  •  SE DÉTENDRE  •  AGENDA  •  LIENS  •  CONTACT  •  PLAN DU SITE  •  MENTIONS LÉGALES